26/4/11

Para Alberto

Nos reconocemos en la herida,
en la grieta de una casa
de paredes encaladas.

Nos pertenecemos a nosotros.
Construimos nuestra casa dentro
para que no vieran los escombros.

Ya no existían las puertas.
Todo era intenso,
también el dolor.

3 comentarios:

Llámame Britney dijo...

Gracias, Vero. Lo voy a colgar yo también.

María Mercromina dijo...

Que no vuelvan las puertas

Maria dijo...

Joder Vero, qué bueno.
Cada día soy más flan.